Read this blog in English:

Lee mi otro blog:

Visita los blogs de mis proyectos en aulas: Story Time y Filosofía a la de tres

Visita la web del proyecto editorial de Filosofía visual para niños Wonder Ponder.

sábado, 14 de mayo de 2011

La Mini-biblioteca, de Maurice Sendak, versionada por Gloria Fuertes.

La Mini-biblioteca, de Maurice Sendak, 1962. Versionada en castellano por Gloria Fuertes en 1977 (Alfaguara). Incluye los títulos: Miguel, un cuento muy moral en cinco capítulos y un prólogo; Sopa de pollo con arroz, El libro de los meses; El uno era Juan, El libro de los números Lluvia de cocodrilos, Un alfabeto.
Se reeditará próximamente en Kalandraka (2015)

Nuestra edición: The Nutshell Library, 1962, HarperCollins.
(Incluye los títulos: Pierre, a cautionary tale in five chapters and a prologue; Chicken Soup with Rice, A Book of Months; One was Johnny, A Counting Book and Alligators all Around, An Alphabet).

                                                                                                           
    

Cómo leemos nosotros The Nutshell Library (en inglés).



Cómo leeríamos nosotros El uno era Juan (si lo tuviéramos en español):


(Esta reseña se refiere a la edición en inglés, que es la que tenemos nosotros, aunque incluye algunos comentarios específicos sobre la versión de Gloria Fuertes, basados en el único de los cuatro textos a los que he tenido acceso, El Uno era Juan. Espero tener pronto acceso a los demás para poder añadir algún comentario más específico acerca de la versión en castellano. Todas las citas en español son, por tanto traducciones -bastante apresuradas- mías, excepto los títulos de cada libro, y las citas de El Uno era Juan, que sí son los de la versión de Gloria Fuertes).


La Mini-biblioteca es una colección de cuatro joyas de libros en miniatura, hechos a medida para manos pequeñas. Cada uno de los cuatro volúmenes que comprende la colección está también disponible en un formato mayor (me refiero a la versión inglesa, ya que, por desgracia, en castellano no están disponibles en ningún formato), pero yo creo que eso le resta encanto y parte de la razón por la que son tan divertidos y a los niños les encantan nada más verlos. 

Le compramos esta mini-biblioteca a nuestro hijo cuando tenía unos 21 meses y desde entonces ha vivido una verdadera historia de amor con la colección en su conjunto y con cada uno de los libros que la componen por separado. En cualquier caso su favorito indiscutible parece ser Pierre (Miguel en la versión española). 

1. Miguel, un cuento muy moral en cinco capítulos y un prólogo

Cómeme si quieres, me importa un pie. 
Pierre (Miguel) es la historia de un niño mocoso cuya respuesta a cualquier cosa que se le pregunte o diga es: 'I don't care!' ("¿Y a mi qué?" o "Me importa un pie", no he podido averiguar qué dice exactamente en la versión en español). Incluso cuando sus padres se van, dejando a Miguel solo en casa, y llega un león que le mira a los ojos y le dice que se lo va a comer y que por tanto morirá, Miguel contesta "Me importa un pie". Así que el león se zampa a Miguel. 

Ni que decir tiene, que todo acaba bien y, al final, Miguel sale en una sola pieza de la boca del león que ha sido colocado boca abajo y sacudido por un médico con una fuerza formidable para su tamaño. 

Aliviado al descubrir que sigue vivo y deseando que le lleven a casa, Miguel descubre que las cosas pueden llegar a importarle más que un pie y acepta la amable oferta del león de llevarles a todos a casa.

Esta historia rimada y encantadoramente juguetona termina con moraleja:

"The moral of Pierre is: CARE!" (La moraleja de Miguel es: ¡Que no te importe todo un pie!"). Como veréis, no es fácil replicar la rima (Pierre, care) en español y me muero de ganas por saber qué solución ingenió Gloria Fuertes. Si alguno tenéis el libro, contádmelo, ¡por favor!

Éstas son un par de escenas de Miguel (¿no os encanta su expresión?):
Por mucho que la madre le diga que le quiere, Miguel insiste que le importa un pie
"Siéntate bien",
"Me importa un pie"
"Y no te eches miel",
"Me importa un pie"
Qué nos gusta de Pierre (Miguel)
El ritmo naturalmente musical de Miguel (en su versión inglesa, al menos) es realmente especial. La repetición de "I don't care" ("Me importa un pie") en todo el poema rimado tiene un efecto poderoso sobre el modo en que la mente se centra en el resto del texto y de algún modo lo aprende tras sólo unas cuantas lecturas. De hecho, Miguel es el primer libro que mi hijo se aprendió "de memoria" (si te detenías, él completaba la palabra siguiente). Lo más asombroso es lo rápido que ocurrió esto (en tan solo unos días). Leyendo otras reseñas y comentarios, veo que esto no es un hecho aislado y que pasa mucho con Miguel (y con los otros libros de la Mini-biblioteca también, al menos en sus versiones originales en inglés). Supongo que se podría decir simplemente que es pegadizo, excepto que "pegadizo" suele referirse al estribillo o a una parte concreta de una canción o poema. ¡Esto es que es todo!

También me encanta la forma refrescantemente desenfadada, juguetona y poco amenazadora de introducir el tema de la muerte, ya mencionado arriba, cuando el león pregunta a Miguel si quiere morir y le sugiere que podría ser un modo de no tener que aguantar a sus padres.

"¿No ves que te voy a comer-"
"¡Me importa un pie!"
"-así, de un trago, sin cocer?"
" ¡Me importa un pie!"
"Y nunca más tendrás que ver-"
"¡Me importa un pie!"
"A tus padres tomar té"
¡Me importa un pie!"
[...] Y el león se zampó a Miguel.

Y luego, al final, cuando el león emite un rugido y Miguel cae al suelo, todo entero :

"Se frotó los ojos
comprobó que no estaba tuerto
y se echó a reír
porque no se había muerto".

A mí lo que más me gusta es cómo Miguel propina una cariñosa bofetada literaria a los niños mocosos.


Recuerdo que todas las citas de Pierre son traducciones más o menos apresuradas realizadas sin otra pretensión que la de dar una idea del original y que si algún alma caritativa me pasa el texto de Gloria Fuertes, las sustituiré más que gustosa.  

2. Sopa de pollo con arroz, El libro de los meses

En esta graciosa y pegadiza oda a la sopa de pollo con arroz y a sus infinitas posibilidades, un niño con un asombroso parecido al Miguel del libro anterior nos lleva de la mano a través de un año de locura de sopa de pollo con arroz, con un poema y una ilustración para cada mes del año.

Las magníficas escenas mensuales incluyen maravillas como celebrar el cumpleaños de un muñeco de nieve con "tarta para él y sopa de pollo para mí", convertirse en un petirrojo ligero de ropa haciendo sopa en su nido, reanimando unas rosas alicaídas con unas gotas de sopa de pollo (¡éste nos encanta!), convertirse en una olla y hacer sopa, navegar por la sopa del Nilo sobre un cocodrilo, convertirse en ballena y echar sopa caliente por el chorro, y convertirse en un árbol de navidad decorado con cuencos de sopa de pollo con arroz. 

Éstas son algunas de estas magníficas escenas:


¡Una de nuestras escenas favoritas de todos los tiempos!



















¡El estribillo del final es tan pegadizo!

Qué nos gusta de Sopa de pollo con arroz
Nos gusta la imaginación juguetona de Sopa de pollo con arroz: ¡convertirse en un petirrojo ligero de ropa haciendo sopa, convertirse en olla o convertirse en árbol de Navidad son imágenes fantásticas!

Lo que más le gustó a nuestro hijo desde el principio fue su carácter melódico, a veces dando palmas al ritmo del estribillo final. Feliz uno (plas), feliz dos (plas), feliz sopa de pollo con arroz (plas plas plas).

Éste es su segundo favorito, después de Miguel.

Recuerdo que las citas que incluyo aquí de Sopa de pollo con arroz son traducciones más o menos apresuradas realizadas sin otra pretensión que la de dar una idea del original y que si algún alma caritativa me pasa el texto de Gloria Fuertes, las sustituiré más que gustosa. 


3. Lluvia de cocodrilos. Un Alfabeto

Lluvia de cocodrilos es uno de los mejores alfabetos que hay. Para los padres o lectores adultos merece la pena simplemente por las ilustraciones tan expresivas y humorísticas. Para los niños (incluidos niños muy pequeños) es encantadoramente pegadizo, fácil y placentero de aprender de memoria. 

Lluvia de cocodrilos muestra a cocodrilos en una multitud de situaciones, como explotando globos, pillando resfriados, siendo anfitriones de elefantes, imitando a Indios, haciéndose los leones, teniendo rabietas o llevando pelucas. 

He aquí algunas de las estupendas imágenes de este libro:



Qué nos gusta de Lluvia de cocodrilos
A mi hijo le encanta "Entertaining Elephants" ("¡elefantes!"), "Imitating Indians" ("¡Auauauauauaua!") y "looking like lions" ("¡Grrrr!").

¡A nosotros nos encanta el libro entero!

4. El uno era Juan, El libro de los números
Ilustración en cubierta de El uno era Juan

"Número Uno Juan.
Hay algo más.
Cuentan los que vienen detrás."

El uno era Juan es un libro de números bastante especial, que cuenta no sólo hacia adelante sino también hacia atrás. 




La primera página retrata a Juan, otro hermano gemelo del Miguel del primer libro, sentado tranquila y felizmente en casa leyendo un libro. En la segunda página, una rata irrumpe en la pacífica escena:

1 Juan vivía solo como en el Polo.
2 El 2 era la rata. ¡Con qué prisa saltó a la repisa!

A la rata le sigue un gato (3) y luego un perro (4), una tortuga, (5), un mono (6), un mirlo (7), un tigre (8) y un ladrón (9). El número 10 "es un acertijo. ¿Juan qué dijo?"

"Hizo y dijo: Se subió a una silla, se puso de pie y empezó a contar al revés. -Al acabar de contar del 10 al 1, no quiero que en casa quedéis ninguno. Si está casa no queda vacía, os lo repito: ¡Os comeré a todos en un frito!".

Y se van todos, uno a uno, hasta que Juan queda por fin solo de nuevo y puede volver a leer su libro.

Éstas son algunas de nuestras ilustraciones favoritas de El uno era Juan:

La primera interrupción

En mitad de la invasión
    

La casa hasta arriba


















Qué nos gusta de El uno era Juan
Nos gusta un personaje al que le gusta estar solo, leyendo tranquilamente en una esquina y el hecho de que ni el visitante más extravagante sea capaz de distraerle de su deseo de seguir leyendo.

Mi hijo se despide con la mano de cada uno de los personajes según se van yendo en la cuenta atrás, diciéndoles a todos "bye-bye", excepto al mirlo, al que "le da la gana de volar para La Habana", a quien despide con un "¡adiós!" con un dudoso acento cubano. Cosa de su padre, ¡seguro!

Lectura en voz alta

Cada uno de estos cuatro libros son un verdadero placer de leer en voz alta y, a juzgar por el larguísimo periodo durante el cual esta Mini-biblioteca fue parte innegociable de la rutina previa a dormir para nuestro hijo, un gusto de escuchar también. Estos dos factores no siempre van unidos. Algunos libros pueden ser estupendos, pero no aguantan más de sesenta noches seguidas de lectura, al menos desde el punto de vista del adulto que los lee. Cuando sí se dan en unión, resulta emocionante.  

El hecho de que sean todos tan pegadizos y los niños se los aprendan de memoria con tan solo unas pocas lecturas -me refiero siempre a la versión en inglés-, los hace especialmente disfrutables para ellos, permitiéndoles participar activamente en la lectura desde una edad muy temprana y seguir disfrutando de ellos hasta los diez años y más. ¡Son divertidos a tantos niveles diferentes!

Versión en castellano de Gloria Fuertes
Traducir/versionar algo como estas pequeñas obritas y sobre todo hacerlo bien es muy complicado. No se trata únicamente de recrear el tono, el humor, la sonoridad, el ritmo y la sensación que provocan en el lector, sino de hacerlo en rima y con las limitaciones que supone hacerlo al revés: escribir texto para unas ilustraciones, en lugar de ilustrar un texto. Un reto nada despreciable.

Por esta razón es tan especial cuando esta tarea se encomienda a alguien que está a la altura de un reto de estas características. En este caso, la versión en castellano está a cargo nada más y nada menos que de Gloria Fuertes. No se me ocurre, a priori, ninguna elección mejor para trasladar al castellano la irreverencia juguetona y el humor tierno pero nunca ñoño de Sendak.

A juzgar por el único texto al que he tenido acceso (El Uno era Juan) y por los títulos de los otros tres libros, se llega a entrever que la versión es estupenda y que Fuertes logra hacer suyos estos textos, trasladando el espíritu de los originales de Sendak a otro idioma y a otro lugar.

En particular, parece haber sabido trasladar al español la juguetonería y el tono de Sendak ("un cuento muy moral") sin dejarse acartonar por una excesiva literalidad.

¿Por qué no tomarán más editoriales nota de lo fundamental que resulta una buena adaptación?

Y ¿por qué no se animará Alfaguara -¡o quien sea!- a reeditar esta colección tan especial de cuatro mini maravillas?

Otros comentarios

Es bastante llamativo lo divorciados que están (¿estaban?) los mundos infantiles estadounidense y europeo. Ni mi marido (a pesar de que se publicara en España en 1977) ni yo habíamos oído hablar nunca antes de esta estupenda colección en miniatura. Sin embargo, si le preguntas a cualquiera de nuestra generación y entorno criados en Estados Unidos, es probable que les dé un ataque de nostalgia y puede que se arranquen a cantar las rimas con la música de los éxitos de Carole King de 1975 del musical Really Rosie, escrito por el propio Sendak y basado en parte en estos cuatro libros o, como mínimo, que recuerden con cariño el especial televisivo de media hora dirigido por Sendak, también con música de Carole King. 

Nosotros no descubrimos las versiones animadas y las canciones de Carole King hasta hace unos días, cuando estaba haciendo algo de investigación para este post, por lo que nuestras lecturas de los libros hasta ahora -escucha las grabaciones- han estado "libres de contagio" de estas otras versiones. 

Echa un vistazo a la versión animada de Pierre (Miguel) del programa emitido en la CBS, con música de Carole King (disponible en iTunes y spotify -el nombre del álbum es Really Rosie y contiene canciones de los cuatro libros de la colección). 


Fue fascinante enseñarle esto a mi hijo el otro día y verle completamente embobado al principio, antes de empezar a reírse sin parar al reconocerlo: "Pierre!" 
Disfrutad y, por favor, ¡que no os importe todo un pie!
(c) de todas las ilustraciones de este post, Maurice Sendak, 1962. 

12 comentarios:

  1. estoy contigo! reedición ya! es una pena que alfaguara esté descuidando tanto tanto su fondo...una pena grande grande

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el vídeo..., el personaje...Se lo pondré a los niños.Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la visita, Manuel. El vídeo es genial también, cierto! Espero que les guste.

    ResponderEliminar
  4. Y a mi qué,
    qué me importa,
    la vida es corta

    Es la traducción de lo que repetía Miguel

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchas gracias por la información! En inglés simplemente dice "I don't care" después de todo. ¿En español va variando lo que dice o dice todo eso que pones cada vez?

    ResponderEliminar
  6. Muy completo el artículo, hasta hoy no sabía de la existencia de The Nutshell Library, y la verdad es una pena que la edición de Alfaguara esté descatalogada.

    ResponderEliminar
  7. Me he perdido el video;serà posible conseguir? Todas las obras
    maravillosas!!Como hacer para conseguir en librerìa de viejo?
    Hay dibujos que vièndolos hoy me llevaron a la dulzura de su
    momento!Gracias! CC

    ResponderEliminar
  8. Hola, he cambiado el vínculo del vídeo (el otro lo habían borrado de youtube). http://www.youtube.com/watch?v=X5HTA_9M29M

    Ahí podrás verlo. La versión en español está muy difícil conseguirla. La versión en inglés, en cambio, se reedita con regularidad y se puede obtener en librerías online o quizás si la pides a tu librería especializada en literatura infantil te lo traigan.

    Gracias por el comentario!
    Un abrazo, Ellen

    ResponderEliminar
  9. Hola Ellen,

    Me gustaría darte la enhorabuena por el blog y las gracias por descubrirnos cuentos tan buenos y tan bonitos. He acertado con todas tus recomendaciones!

    Acabo de leer que no has encontrado la traducción de Gloria Fuertes de tres de los cuentos de la Mini Biblioteca de Maurice Sendak (Sopa de pollo con arroz, El uno era Juan y Lluvia de cocodrilos) y yo los tengo. A mi madre le encanta y he tenido la suerte de que lo guardara durante muchos años para sus futuros nietos, a quien ahora se los lee. Si me das una dirección de correo, intento pasártelos. Lola

    ResponderEliminar
  10. Maravillosa selección. ¿Será posible encontrar aún esa colección de Gloria Fuertes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, ¡se reeditará en Kalandraka este año! Saludos, Ellen

      Eliminar